CARTA ABIERTA AL CAMARADA PRESIDENTE NICOLÁS MADURO (Por: Leticia Rojas)

13.04.2015 08:18

 

 Camarada Nicolás Maduro:

 

Gracias presidente Maduro y demás presidentes de América del Sur y el Caribe por seguir el legado de Chávez y mantener al país y al continente libre de la guerra y de la muerte. Libre de invasiones imperialistas. Gracias por su hombría y el enorme tamaño de su entrega a esta Patria. Ahora sólo falta un detalle; retomar el ideario revolucionario, enfrentar a las mafias internas y hacer una verdadera revolución henchida de justicia social. Sabemos que desde hace tiempo Mérida está en manos de traidores, mafiosos de todo tipo, dirigentes que en algún momento fueron o transaron con AD, COPEI que incluso fueron funcionarios de esos gobiernos y hasta hubo quienes salieron al ruedo como candidatos a gobernadores de la oposición. Desde el día infausto en que asesinaron a Pulliti y nunca aparecieron los actores intelectuales, como tampoco aparecen los asesinos de Gisella Rubilar, desde entonces hemos denunciado también en el ejercicio de nuestra función contralora, los diferentes actos de traición al pueblo que se comete día a día desde la Institucionalidad. Lo hemos hecho siempre de manera disciplinada, por los canales regulares en los distintos Ministerios e Instituciones por las cuales hemos transitado, en el Frente de Misiones, en el Partido de Gobierno. EL resultado es que invariablemente hemos tenido que renunciar para no ser cómplices de la felonía.

 

Con Alcedo Mora comentábamos a comienzos de año, que ya no queda izquierda en las Instituciones merideñas, salvo algunas excepciones que por supuesto no nombraré. La oposición es la ultraderecha de siempre, pero con mayor base popular. Ahora enquistada en la Universidad de Los Andes, otrora de izquierda y La Iglesia Católica siempre fiel a la más recalcitrante oposición golpista. ¡Cuánto poder económico manejan entrambas!. Coincidíamos en que AD, COPEI y los nuevos aprendices y aliados conforman en su mayoría la dirigencia del PSUV, ocupan cargos estratégicos en las Instituciones del Estado y por supuesto toman decisiones estratégicas. Lo que decíamos es vox populi en Mérida; gobernar de manera más cercana al pueblo, a través de las Misiones, hace que esta realidad sea muy obvia. En febrero, alertaba que el escenario se ponía de gris para obscuro para los revolucionarios de verdaita (los mismos cuatro locos de siempre) porque las mafias, la mayor parte de la dirigencia del PSUV y los fachos de ultraderecha tienen un objetivo común: El resguardo a toda costa de sus intereses personales. Ante esa realidad, los izquierdistas, que somos pocos estamos más que jodidos. Perseguidos donde quiera que nos encontremos, ya sea rodeados por una catajarra de “obstaculizadores de las primaveras”, jugando banca en cualquier institución o desempleados... Hasta ahí todo dentro del feroz juego “democrático”. La desaparición de Alcedo nos hace entrar en otro territorio, descubre una vez más el rostro de quienes sólo luchan por sus intereses, y hace que nuestro Gobierno local con su silencio cómplice, ponga un pie en la cuarta República, en relación a la pérdida de los derechos humanos de quienes permanecen fieles a los ideales de equidad y justicia social.

 

El pueblo no es pendejo señor presidente, el pueblo conoce perfectamente a cada quien en Mérida. Aquí somos pocos y todo se sabe. El que no ha sido asesor, portero, chofer , secretaria o cachifo de un gobernador o de cualquier Director, ha tenido un amigo que lo ha sido y se sabe el cuento. He ahí la verdadera razón del abstencionismo. Si no le importó a las mafias perder las elecciones a presidenciales de Chávez en el año 2012 en Mérida, cuando tomaron la Zona Educativa (cuya estructura organizativa está hecha a imagen y semejanza de los circuitos electorales de la Cuarta República) y la tomaron porque Luis Prieto, se enfrentaba a las mafias que tenían como objetivo ponerle las manos a los churupos a través de la venta de cargos y del dinero del PAE. Si no les importó en ese entonces, tampoco les importará ahora perder las elecciones a diputado.

 

Pero si el brillo y la nobleza de sus ojos no me engaña Presidente, usted puede darle un giro a nuestra historia. Si vence cada día junto a este pueblo al imperialismo Yanqui, también usted puede encabezar una lucha contra las mafias y devolverle al pueblo la fe, la esperanza y las ganas de participar en las próximas elecciones. Alcedo es ahora, el cordero en manos de las mafias que hará posible que Mérida avance hacia el paramilitarismo para que se concrete la estrategia de la Media Luna. El que Mérida fuera una vez rojarojita se debió a que nuestra idiosincrasia es honesta, revolucionaria. El pueblo no es quien ha traicionado al proceso. No traicione usted con el silencio frente a este episodio, a quienes hemos sido el voto duro de la revolución. Encabece las investigaciones y los esfuerzos para que Alcedo Mora aparezca. Su humildad, su entrega, su fidelidad al proceso revolucionario se multiplicarán en la fértil tierra andina. Usted, camarada presidente, que ahora cuenta con el apoyo de más de diez millones de venezolanos antiimperialistas, consolide la base y proteja cimientos de este proceso revolucionario.

 

Alcedo Mora siempre ha llamado a la unidad revolucionaria y ha trabajado incansablemente para lograrla. A empeñado sus días en que “cada uno, cada colectivo, cada pueblo, en una sola acción de la unidad motora, sea capaz de derribar los muros, para producir la síntesis, de las nuevas jornadas de luchas que debemos iniciar como una eclosión de tempestades, contra este obstinado tiempo vergonzoso del mundo globalizado, donde los seres somos sometidos sin probidad alguna al Estado, al capital, a las leyes y a la vileza del infortunio de los hombres, que emana del poder.”

 

leticiavioleta@gmail.com

 

Fuente: http://www.aporrea.org/ddhh/a206045.html